martes, 17 de noviembre de 2020

Dato 2.621: Smirna

Los tejedores de lana de alfombras de Smirna y otros sitios de oriente dejaban siempre un punto mal hecho para no competir con Dios. ¡Mirá vos! (Fuente: Mi contacto Gustavo Luca, que introdujo ese dato en mitad de un diálogo absolutamente intrascendente con una fluidez y un sentido de la oportunidad tal que no puede menos que ser verdad. Probabilidades de exactitud: 200 %%, porque no puede menos que ser verdad)

sábado, 11 de julio de 2020

¡Diseccionan vieja película de Superhéroes!

Hace unas semanas volví a ver Superman de Richard Donner y me llamaron la atención 2 cosas: 1) Cuánta sobriedad, cuánta elegancia había en las películas de antes, ni una escena de más, Lex Luthor hace UN (1) plan diabólico y pará de contar, pim pam pum, llega el final de la película. Hoy tiene que haber 30 o 40 vicisitudes para que la película termine, muy largo, muy largo, y 2) ¡Qué poco le duraban los padres a Superman! Jor-El, es decir Marlon Brando da un discurso y dos escenas más tarde le explota el planeta. Y Jonás Kent, es decir Glenn Ford, lo adopta y a la escena siguiente (18 años después) tiene con Clark una charla de hombre a hombre y a los 5 minutos un infarto. Dos escenas dura el tipo. No estoy exagerando. Las malas lenguas dirán que estas superestrellas cobraban mucha guita. Yo creo que hay algo zen, minimalista. Para qué 20 planes diabólicos si alcanza con uno. En "La Profecía", también de Ricard Donner, Gregory Peck quería hacer una escena donde expresaba su enojo rompiendo todos los muebles de una habitación. Todo, silla, mesa, lámpara, mesa ratona, una locura escenográfica. Donner, que además estaba dando sus primeros pasos se le tuvo que plantar y pedirle que se limite a una actuación facial. Quedó bien. Seguramente, además, era más barato. Pero cuánta sobriedad, cuánta elegancia. Voy a contar todo esto cuando me pregunten por qué coloreo en blanco y negro.

viernes, 29 de mayo de 2020

Dato 3.757: El Coronavirus

La totalidad del coronavirus que circula en el mundo pesa aproximadamente 270 gramos. ¡Mirá vos! (Fuente: Mi contacto y A MI GOU Pablo Echevarría, que lo sabe de algún lado. Probabilidades de exactitud: 100 %%. O sea le tuve que bajar dosporcentaje porque por 270 gramos no estaríamos haciendo este quilombo, o sea en palabras del propio Pablo Echevarría "esto se soluciona con un chorro de lavandina" y hoy por hoy con el Nuevo orden Mundial Comunista si pensás diferente te pasan a degüello, viva la Libertad, vivan Espert y Adam Smith no jajaja chiste chiste... ¿O no? San san sannnnnnnn)

domingo, 19 de abril de 2020

Dato 4.652: Benjamín Ítalo José Ingemito Paralupi O'higgins

Benjamín Ítalo José Ingemito Paralupi O'higgins, también conocido como Paul Ellis, fue el único actor argentino que apareció en una película de Los Tres Chiflados, "What's the matador", en el rol de Pedro Álvarez. ¡Mira vos! (Fuente: El Internet, porque durante la cuarentena, excepcionalmente y por única vez se permite sacar datos de Internet porque si no uyuyuy. Probabilidades de exactitud: 200 %%, porque el dato parece ser fidedigno)

martes, 24 de marzo de 2020

Dato 655: Judía perona

La chaucha de forma achatada es conocida en España como "judía perona", porque las llevó Evita para paliar la hambruna que existía en ese momento. ¡Mirá vos! (Fuente: Mi bella esposa, que vivió 10 años en España. Probabilidades de exactitud: 200 %% porque se costeó hasta allí)

sábado, 21 de marzo de 2020

Dato 544.222: Ushuaia

Ushuaia es la única ciudad trasandina del país. ¡Mirá vos! (Fuente: Mi querido maestro Julian Howard, una de las personas más sabias que conozco. Probabilidades de exactitud: 200 %%, porque se lo dijo una persona que se costeó hasta ahí)

Dato 3.221.098: Bud Abbott

Bud Abbott, miembro del dúo cómico Abbott & Costello, tenía la colección de pornografía más grande de todo Hollywood. ¡Mirá vos! (Fuente: El podcast de Gilbert Gottfried. Probabiidades de exactitud: 200 %%, porque quién va a inventar una cosa así si en esta época de millenials y fucking centennials nadie sabe quién es Abbott & Costello, sería como inventar un chisme sobre Walter Fabbregasti, un locutor paraguayo de la década del 30 que jamás existió)